A veces la última llave abre la puerta

31 enero, 2019 Desactivado Por Anna Val

Cuando alguien te diga: «A veces la última llave abre la puerta».

En realidad, está diciendo: «Tengo mucho miedo».

Luego tú le dirás, que la última llave, permite que tus largas piernas rodeen su cuello. Ofreciéndole un profundo e inesperado abrazo. Lentamente, serpentearás su cuerpo. Pellizcando delicadamente entre tus dientes, el lóbulo de su oreja. Diciéndole entre susurros, lo cálidos que resultan esos inviernos en Saint Moritz.

Cuando alguien te diga: «A veces la última llave abre la puerta».

En realidad, te está diciendo que desea amarte. Y, secuestrado por su pánico, te ofrece «la última llave». Con la esperanza de que aquella «puerta», no sea abierta jamás.

Entonces, le recordarás, que su bello velero está ansioso por partir a hacía la isla de Skorpios. Donde sus templadas aguas, envolverán dos cuerpos desnudos bajo la atenta e intensa mirada de Helios.

Cuando alguien te diga: «A veces la última llave abre la puerta».

Pregúntale; en qué lugar la perdió…

 

Anna Val.