Carta a Oscar

31 julio, 2018 Desactivado Por Anna Val

.

Mi querido y estimado Óscar,

.

Te escribo estas líneas, para comunicarte algo que tú ya sabes.  La literatura es muy peligrosa, ayer casi me mata.

.

Me disponía  como otro día más, a escribir mi artículo semanal para el periódico. Lo tenía todo dispuesto, cuando de forma instintiva dirigí mi mano por encima del escritorio deslizando mis dedos en busca de Loui.

.

Estuve palpando un rato aquella superficie plana sin éxito. ¡Loui no estaba!

.

Sabes muy bien, mi querido Óscar, que esa posibilidad no es factible. ¡Mi fiel Loui! Yo sin él no soy nada…

.

Entré en pánico y de forma desesperada, rastreé mi caótica buhardilla en busca de Loui.

.

Transcurrieron treinta angustiosos minutos. Sin rastro de él.

.

Me escondí debajo de la mesa, ¡debía pensar! ¿Qué hacer? ¿Llamar a la policía? No era una buena opción, tardarían demasiado y yo no disponía de tiempo.

.

De forma inmediata vino a mí la solución: ¡Madame Flo!

.

Salí de forma precipitada a la calle y con paso exageradamente veloz fui a La Maison de Madame Flo.

.

Con estado taquicárdico, subí los tres escalones que separaban la acera de la puerta de La Maison, y con la mano temblorosa, hice sonar la campanilla.

.

Al rato, la puerta se abrió. Era su asistente, Gato. Estaba más negro que de costumbre.

.

Me indicó que entrara, acompañándome a la sala de espera. Me senté fijándome en el asistente de Madame Flo mientras éste se alejaba. Pensé que Gato había menguado desde la última vez que le vi.

.

Esperé bastante y ello no beneficiaba para nada mi alterado estado. Finalmente hizo su entrada de forma magistral ella, Madame Flo. Vidente.

.

Querida me alegro de verla nuevamente. Pase, por favor y tome asiento.

.

Nos sentamos alrededor de la mesa camilla. Yo me enredé con el tapete y casi me caigo.

.

Y dígame, ¿qué le perturba?

.

Quedé un tanto confusa ante aquella pregunta de Madame Flo. Ser vidente, es poder ver lo evidente.

.

Madame, ¡Loui ha desaparecido!

.

Tranquila querida, ¿quién es Loui?

.

Otra vez quedé desconcertada. Tal vez, Madame Flo tuviese alguna interferencia.

.

Mi rotulador de tinta china. ¡Sin él yo no soy nada! ¡¡Mi vida y mi existencia se paralizan!!

.

Y ¿ha buscado de forma correcta? Tal vez, Loui sea algo travieso y le guste esconderse.

.

¡¡Por supuesto que le he buscado!! ¡Y sepa Madame, que a Loui, no le gustan nada ese tipo de juegos! ¡¡Nada!!

.

Tranquila querida, ¿tiene alguna fotografía de él?

.

Madame Flo había perdido poderes, ya no veía nada…

.

Pues… no sé…

.

Busqué en mi bolso y no creerás lo que ocurrió, mi querido Óscar, ¡Loui estaba dentro de él!

.

Me levanté y salí corriendo, dejando con cara de espanto a Madame Flo.

.

Al cruzar la calle y con nerviosismo por haber recuperado a Loui , ¡tropecé con un adoquín golpeándome contra una farola y rompiéndome un diente! Caí al suelo siendo atropellada por un carrito de bebe, el cual era conducido por la propia  ¡Reina Victoria!  Me levanté y en un recorrido heroico, llegué finalmente a mi refugio, a mi buhardilla.

.

Abrí la puerta con mucho ímpetu y con mucho más ímpetu la cerré.

.

Ya en la paz del hogar y habiendo recuperado a Loui, decidí que lo mejor sería acostarme para poder sanar  mis heridas. El periódico podía esperar y si no, pues que desesperara.

.

Finalmente, ya en la cama, me dispuse a dormir con los ojos muy abiertos y empecé a reflexionar  llegando a la conclusión que dedicarse a la literatura era muy arriesgado. Y tal vez lo más sensato sería ir pensando otra alternativa de vida. Con tanta reflexión, noté algo en mis pies, dándome cuenta que no me había quitado mis pantuflas y me había acostado con ellas también. No hice nada. No tuve la intención de hacer nada, no fuera el caso que me accidentara otra vez.

.

Como ves, mi querido Óscar, mi vida cada vez es más caótica. Pero qué puedo yo contarte que tú no sepas…

.

Espero verte pronto para pasear contigo cogida de tu brazo por esas calles de París en las cuales tú, ahora vives. Y que todo el mundo se pregunte con mucha envidia, ¿quién es la nueva acompañante de Óscar Wilde?

.

Siempre tuya,

.

Teté

.

Anna Val.

.

(Óscar Wilde, genio de la literatura y el arte.  A pesar de los pesares…)