Madame Tucan

21 junio, 2018 Desactivado Por Anna Val

La tarde en la que la pre-ocupación, asesinó a madame Tucan.

.

Recuerdo perfectamente aquel día.

.

Aquella mañana irrumpió en mi estudio mi asistenta, la señorita Rilet. Para comunicarme que madame Tucan andaba muy pre-ocupada, y deseaba verme de manera muy urgente.

.

Mi respuesta fue aplastante.  -Señorita Rilet, haga el favor de no turbar mis ocupaciones con las pre-ocupaciones de madame Tucan  ¡Qué se vaya!-

.

Mi asistente cumplió con el cometido sin pestañear y  yo, volví a quedar en paz.

.

Al rato mi bienestar ocupacional, volvió a ser alterado con gritos exagerados.

.

Salí de mi refugio. Madame Tucan estaba tendida al final de la escalera descabezada.

.

La señorita Rilet sentada en una silla medio desmayada.

.

Nada de lo que estaba visualizando me causaba extrañeza, sin más llamé al inspector de policía Tití.

.

Al rato, el inspector y su séquito se personaron en mi domicilio.

.

Mi asistente algo ya recuperada, narró que madame Tucan había resbalado por la escalera. Yo le advertí al inspector Tití, que aquello no había sido un accidente.

.

El suceso en cuestión, se trataba de un asesinato. Un asesinato justificado.

.

La ejecutora, fue la pre-ocupación. Que harta de aguantar a madame Tucan,  decidió darle un empujón mientras bajaba la escalera  y liberarse de ella para siempre.

.

Descanse en paz.

.

Anna Val.