Mundo Imaginado (V)

13 diciembre, 2019 Desactivado Por Anna Val

– Perdone… – se disculpó Pastis -.

– ¡¡Silencio!! – les regañó Gusano Enano -. Soy el responsable de mantener el orden en el pasadizo de letras. ¿Qué hacéis aquí? – les preguntó enfadado -.

– Tenemos que salir al exterior del pasadizo, y no sabemos qué letras debemos escoger para poder salir – le explicó Noxi -.

– ¡Mmm!…, ya entiendo… – dijo Gusano Enano mientras arrugaba su nariz -. Debéis pensar en una palabra que os ayude en vuestro cometido, y luego encontrar las letras que compongan dicha palabra – les indicó -.

– ¿Una palabra…? – pensaba en voz alta Pastis -.

– ¡Pensemos…! – susurraba Murga -.

– Vamos a ver… ¿Por qué estamos en el pasadizo? Porque queremos salir al exterior… – reflexionaba Murga -.

– ¡¡Claro!! – exclamó Tar todo excitado -.

– Si queremos salir del pasadizo, tenemos que construir la palabra que nos permita salir de él – razonó Tar -.

– ¡S A L I D A¡ – gritaron al unísono los cuatro amigos -.

Rápidamente, empezaron a buscar las letras que formaban dicha palabra:

«S – A – L – I – D – A»

De pronto empezaron a deslizarse por el pasadizo de una forma veloz, hasta llegar al exterior.

– ¿Estáis bien? – les preguntó Noxi -.

– Sí, creo que sí… – respondió algo aturdido Murga -.

– Yo también – añadió Tar -.

– ¡Vamos, amigos! No hay tiempo que perder – exclamó Pastis -.

Inesperadamente los cuatro vieron cómo algo se escondía entre las hojas secas que cubrían el frondoso suelo. Una voz susurrante salía de entre la vegetación.

– ¡¡Chss!! ¡¡Chss!! Pastis, Pastis. ¡Aquí, amigo! – dijo entre susurros la misteriosa voz -.

Ellos hacían grandes esfuerzos para averiguar quién les estaba hablando.

– ¡Aquí, Pastis! – volvió a insistir la voz -.

Pastis, algo nervioso, tropezó con la raíz de uno de los árboles que les rodeaban.

– ¡Ay! ¡Cuidado, Pastis, me estás aplastando! – Pastis bajó la mirada, y una inmensa alegría recorrió todo su cuerpo -.

– ¡Kly, viejo amigo! – gritó Pastis -.

Murga, Noxi y Tar quedaron sorprendidos al comprobar que el amigo de Pastis era… ¡una hoja con cara de oso!

– Seguidme, os llevaré a un lugar seguro – les indicó Kly -.

[CONTINUARÁ…]

Anna Val.