Recomendación literaria: Cromoterapia

2 julio, 2018 Desactivado Por Anna Val

 

Hoy de nuevo una recomendación para todos: “Los Secretos de la Cromoterapia” de Stephanie Morris.

.

Título: Cromoterapia
Autora: Stephanie Norris
Librero b.v. (edición española)

.

La cromoterapia se deslizó de forma sutil en mi vida.

.

Llamó suavemente a mi puerta y la dejé entrar.

.

Le pregunté qué deseaba, y ella me respondió:

.

-Sabiduría y bienestar.

-Me parece bien.

.

Le indiqué que me acompañara y ambas nos acomodamos en el diván. Permanecí en silencio y, en un ejercicio de escucha comprensiva, la dejé hablar.

.

Me contó ella, la importancia de los colores, olores y cómo sanan nuestro cuerpo, mente y por supuesto, nuestra Alma.

.

Cada color y olor, guarda un importante secreto. Descubrirlo revolucionará nuestra existencia.

.

Cinco horas más tarde, la cromoterapia me había relatado todo aquello que yo necesitaba aprender.

.

Le di de forma afectuosa las gracias, dando por finalizada su visita y la acompañé a mi estudio, indicándole el lugar donde podía descansar.

.

Ella complacida, se acomodó en la tercera estantería de la derecha. Cerró los ojos y con una serena sonrisa, se quedó dormida.

.

Me di la vuelta, comprobando con asombro que el color Naranja había invadido mi existencia. Necesitaba con urgencia el color y el aroma de aquel cítrico.

.

De repente, mi fiel compañero de aroma, ese perfume que durante años me había acompañado, ¡ya no lo soportaba! Y entré en caos.

.

Al rato, cuando me tranquilicé, tomé una decisión. A partir de aquel instante, mi Aura sería Naranja.

.

Me dirigí sin contemplaciones hacía donde habitaba mi frasco de perfume. Le miré y le dije:

-Lo siento querido, a partir de hoy quedas desterrado de mi vida.

.

Creo que no le gustó mucho oír aquellas demoledoras palabras, pero no le di tiempo a que pudiera reaccionar.

.

Abrí la ventana y lo lancé al exterior con destino desconocido.

.

Rauda y veloz, puse rumbo en busca de una perfumería. ¡Perfume con aroma a Naranja!

.

Entré en la tienda de olores y se pegó a mí como un imán la dependienta.

.

Le expliqué que necesitaba un perfume cuyo aroma fuese de auténtico cítrico anaranjado.

.

Setenta y cinco perfumes más tarde y con la dependienta al borde del desmayo, yo no había hallado mi perfume deseado.

.

Salí de la perfumería (acción que la dependienta agradeció) muy perdida.

.

Abracé aquella incertidumbre y me dejé llevar.

.

Al poco rato, un impulso repentino, hizo que me fijara en una pequeña tienda de exóticos perfumes.

.

Entré sin pensar, pues yo soy muy respetuosa con dichos impulsos, ya que son sabios maestros.

.

Cuando accedí al interior de aquella mágica tienda, supe de inmediato que allí estaba él, mi próximo compañero de viaje. Mi anhelado y anaranjado perfume.

.

¡Le vi!, nos miramos y con una cómplice sonrisa, ambos salimos juntos hacía el exterior, para recorrer una nueva andadura, corta o larga.

.

Pero eso ¡ya se olerá!

.

Anna Val.